Ir al contenido principal

"Y a las autoridades políticas se les aplicará el Real Decreto"


 Como ya hemos señalador, vamos a destinar unos días en este blog a ir desgranando uno a uno los aspectos de este decreto que actualmente crea más problemas que resuelve.


 
imagen: persona votando

Comenzamos indicando que se está haciendo uso de una "costumbre" procedente de épocas preconstitucionales (por evitar utilizar el término franquista): el decreto, cuyas precedencias solo se deberían aplican en el orden jurisdiccional y estrictamente para actos oficiales, está siendo utilizado de forma irregular para colocar autoridades políticas en cualquier acto público (y eso que el decreto declara que sólo debe aplicarse para actos oficiales), por la utilización del axioma de que "bueno, si invitas a varias autoridades políticas a un acto público (de una empresa, de una sociedad, o a un evento deportivo) porque te interesa que venga para potenciar la publicidad que ello conlleba y la presencia de medios de comunicación en el evento para otorgarle publicidad gratuita, hay que respetar sus precedencias entre ellos para evitar ofenderles". 

Y todo eso se manifiesta aunque ello vaya en contra de lo dispuesto por el propio decreto de precedencias, que expresamente señala que las precedencias no confieren honor alguno a las personas insistiendo en que sólo debe aplicarse en el orden jurisdiccional y no fuera del mismo. Esta práctica o costumbre no tiene cabida en nuestro ordenamiento jurídico desde 1983, pero sigue aplicándose y siendo una fuente contínua de despropósitos y problemas para los organizadores de actos y eventos. El problema procede del hecho de no haberse aprobado una normativa de precedencias inmediatamente después de haber aprobado la Constitución Española.

Las precedencias sólo son una forma de ordenar las autoridades en los actos oficiales atendiendo a los criterios de prioridad institucional jerárquica y, en su defecto, acudiendo al criterio de la antigüedad en el tiempo. Por tanto insistimos en que no debe aplicarse el OGP en aquellos actos que no sean oficiales. Aunque la costumbre pre y post-constitucional haya admitido su aplicabilidad siempre que a un acto aparezcan dos autoridades políticas juntas, de rango similar, ello no tiene sentido alguno en el actual estado social y democrático de derecho.

Además, el argumento de su extensión a la esfera pública a cualquier tipo de acto (lo que lo convertiría en una costumbre), en sí es una falacia porque si bien nuestro Código civil (Cc) dictamina en su artículo 1.1:

Las fuentes del ordenamiento jurídico español son:  la ley, la costubre y los principios generales del derecho. 

El artículo 1.2 del Cc deja perfectamente claro que existe una jearquía entre ellas de forma que carecen de validez aquellas disposiciones que contradigan otra de rango superior. Y el art. 1.3. determina que la costumbre para ser admitida precisa de tres requisitos para su admisión: 1º sólo regirá en defecto de ley aplicable (lo que no es el caso ya que existe una norma aplicable y por tanto desde el 4 de agosto de 1983, fecha del OGP, debería haberse dejado de aplicar), 2º no debe ser contraria a la moral o al orden público y 3º debe probarse que realmente se aplica para que sea admisible.  

De todo lo expuesto deducimos que la aplicación de la costumbre de ordenar a las autoridades políticas siguiendo el decreto de precedencias en todos los actos públicos sean o no oficiales, tuvo su vigencia en la época postfranquista, durante la transición política e incluso primeros años de la democracia tras la aprobación de la Constitución de 1978, por cuanto el Decreto 1483/1968 de 27 de junio y Decreto 2622/1970 de 12 de septiembre, estuvieron vigentes hasta el 4 de agosto de 1983, fecha del Decreto de precedencias actualmente vigente. Es decir, desde fallecimiento de Franco en 1975, hasta el advenimiento de la democracia en 1978, e incluso 5 años más (desde 1978 hasta 1983).


Para no alargarnos mucho con esta entrada terminamos aclaramos que dentro de lo que se entiende por ley, existe una gran variedad de normas de rango muy diverso en función de la fuente de procedencia, que aparecen distinguidas en la clasificación realizada por Kelsen en forma de pirámide.


 Imagen: Pirámide de Kelsen en España
Fuente: https://dudaslegislativas.com/tipos-de-leyes-y-jerarquia-normativa/

 Forma de citar esta entrada Sánchez-González, D. del M. (2019). "Y a las autoridades políticas se les aplicará el Real Decreto". Blog de Dolores del Mar Sánchez-González. Recuperado de  https://mdmsanchez.blogspot.com/2020/04/y-las-autoridades-politicas-se-les.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es el Protocolo Institucional?

El Protocolo institucional es algo más que el simple Protocolo oficial. Dado que actualmente aplicamos con carácter genérico y restrictivo el término Protocolo oficial a los actos que se organizan por el Estado (oficiales, incluso en la errónea creencia que todo lo que organiza el Estado son actos oficiales), creemos que debemos efectuar una pequeña distinción para aclarar tan importante concepto. Existe una fuerte tendencia a considerar que el Protocolo oficial consiste exclusivamente en la aplicación del decreto de precedencias, lo cual es correctamente erróneo pero nos obliga a realizar una serie de puntualizaciones.

El término Protocolo Institucional hace referencia a una serie de normas administrativas a tener en cuenta en la imagen que proyectan las instituciones político-administrativas. 

El Protocolo institucicoal es el Derecho ceremonial de las Instituciones-político administrativas.

El término Protocolo Institucional designa a aquel conjunto de normas usos y costumbres que regu…

LA PROFESIÓN DE PROTOCOLISTA

¿Qué es un protocolista?

No. No. No...
No te molestes en buscarlo. 
Por mucho que lo intentes ningún diccionario va a devolverte la consulta. De hecho cuando escribo estas líneas mi corrector me da error y me marca la palabra en rojo.
Si vives en Iberoamérica, la respuesta es clara: aquel que trabaja en una notaría, por aquello de asociar el protocolo con los protocolos notariales.
Pero en España un protocolista no es otra cosa que un especialista en Protocolo, un mago del orden, un artista. 
Hay quien nos asemeja a los acomodadores de lujo, pero nuestra profesión no consiste tan sólo en ordenar personas. Nuestra profesión es un arte. Es armonía. Es ingenio. Es intuición. Es ilusión... 
En Iberoamérica, el término que se utiliza para semejantes funciones es el de ceremonialista. Término que por cierto también me marca el corrector en rojo, porque en castellano ese término tampoco existe. Pero el oficio de protocolista va mucho más allá del de organizar ceremonias...
También hay otro oficio, …

Tratamientos de los cargos académicos universitarios

Muy recientemente tuve ocasión de comprobar que la gente desconoce qué ha pasado con los Tratamientos oficiales y que sigue costando mucho el escribir un escrito para dirigirse a las autoridades.
De entrada, produce bastante rechazo el que haya personas que tengan un tratamiento distinto de los demás, por aquella costumbre de "igualar por arriba", es decir, quitar a los de arriba lo que no tienen los de abajo, cuando lo mejor sería "igualar por abajo", atribuir a los de abajo un mayor reconocimiento de sus capacidades, para establecer un sistema visible equitativo. 
Ni que decir tiene que no se trata más que de un falso populismo consciente, embutido en un argumentario político tan falso como el que utiliza la etiqueta para ir a la contra y demostrar así su progresía, en una falsa teatral porque en el fondo no es más que una medida conscientemente adoptada de cara a la galería.
Es cierto que los tratamientos tienen un componente honorífico, pero ni a las más reputadas…